Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

 

 

 


 

 

El término "analfabetismo emocional" fue acuñado por Claude Steiner para identificar a las personas que aunque sienten, como todo el mundo, no saben ni qué sienten, ni por qué lo sienten; al contrario que ocurre con el "alfabeto" emocional que sabe qué siente y por qué: su Adulto está en contacto con su Niño Natural y Adaptado y, por tanto, con sus emociones.

Un alfabeto emocional sabe que:

1.- Cada situación de la vida genera un sentimiento que es indicativo para poder analizar esa situación y catalogarla como agradable o desagradable. Con frecuencia las emociones nos previenen de peligros y dificultades. Por tanto las emociones son parte inseparable de la propia vida.

2.- Sentir, tener sentimientos y expresarlos no es una muestra de debilidad cómo frecuentemente se piensa. Las emociones son simplemente una función psicológica del mismo rango que recordar, imaginar, pensar, etc...

3.- Cuando una persona trata de ocultar sus sentimientos, realmente no engaña a nadie. Todos estamos especialmente a la expectativa de las manifestaciones emotivas de los demás, por mínimas que estas sean (gestos, movimientos de cabeza, levantar los hombros, morderse el labio, ruborizarse, temblar la voz, etc,...) y aunque el otro manifieste verbalmente lo contrario.

4.- La expresión auténtica de los sentimientos facilita la comunicación.

5.- Lo que expresamos con los sentimientos es más claro y concreto que una explicación grandiosa sobre el tema. Muchas discusiones estériles con grandes argumentaciones y racionalizaciones se solucionarían con expresar la emoción.

6.- Al confesar cual es el sentimiento ante una situación difícil, facilitamos encontrar una solución adecuada.

 

Para lograr la alfabetización emocional, Steiner recomendó varios pasos:

1.- Entrenarse en la expresión emocional antes de lanzarse a "tumba abierta".

2.- Expresarlas de acuerdo con la propia personalidad.

3.- Pedir permiso: preparar a nuestro interlocutor en vez de soltar la emoción a bocajarro como lo haría un niño.Así empleamos el Adulto como canal de comunicación. Ejemplo: "quiero que hablemos de un tema que me afecta mucho. ¿Podemos hacerlo ahora?.

4.- Intercambio adecuado de caricias

5.- Confrontación: en sus tres fases:

A- Descripción objetiva del comportamiento ajeno.

 

B- Descripción del sentimiento o proceso interno propio.

C- Explicación del proceso anterior.

Ejemplo: (A) Observo que te ríes, (B) esto me hace pensar que no me tomas en serio y (C) esta idea me hace sentirme enojado.

También es importante evitar errores frecuentes:

a.- Confundir conductas con la motivación subyacente.

b.- Confundir sentimientos con pensamientos.

c.- Escuchar deficientemente la expresión de emociones y conductas ajenas, tanto verbales como no verbales.

 

METODO DEL RASTREO

Thomas Harris en su libro "Para estar siempre bien" describen este método como una manera eficaz de enfrentar sentimientos dolorosos o problemas que requieren la intervención del Adulto:

1.- Darse cuenta: en nuestra cultura se tiende de forma generalizada a negar los sentimientos. Este proceso ha de llevar a tomar conciencia clara del proceso interno que está ocurriendo, evitando confusiones frecuentes.

2.- Estado Niño del Yo. Conectar con él porque esta es la parte que vivencia la emoción. También el Padre puede tener sentimientos pero son más elásticos

3.- Identificar el sentimiento dándole incluso un nombre para clarificarlo de forma total.

4.- Recapacitar sobre los motivos que han desencadenado el sentimiento, que hechos, evocaciones, etc, están conectados con él. (Evitar la costumbre de "me ha hecho sentirme..." es una falsa creencia).

5.- Procesos internos en los distintos estados del Yo que se están dando. Hacer un chequeo de los demás estados.

6.- Opciones Alternativas: en ocasiones se piensa que nada se puede hacer, sin embargo, siempre existen posibilidades de acción ante el sentimiento que en el aquí y ahora nos está afectando.

7.- Prevención y alternativas de futuro. Frecuentemente los mismos hechos ocurren repetidamente y del mismo modo. Una buena pregunta para un plan de futuro es ¿qué otra cosa puedo hacer yo la próxima vez?.

 


 

 

 

Los instrumentos del AT





 

 

 

 

 

 

Google